¿Democracia?

https://avhrutava.files.wordpress.com/2020/05/77655-ley2bnatural2b-2blibertad2b-2b41.jpg

        Marcos de Quinto, diputado de Ciudadanos y su portavoz económico en el Congreso, ha vuelto a irritar a la izquierda en las redes sociales por denunciar los intentos del Gobierno de Pedro Sánchez de aplacar las protestas vecinales que se están produciendo los últimos días en Madrid. «¡¡Parece mentira que aún haya gente que crea que seguimos en una democracia!!», ha asegurado de Quinto.

https://avhrutava.files.wordpress.com/2020/05/a426f-cab-280-citas-y-frases-jose-saramago-sobre-la-democracia-instrumento-de-poder-economico-abusos-de-poder.jpg

«Es que ¿a quién se le ocurre protestar contra este maravilloso Gobierno?… Si alguien quiere hacer caceroladas, que sean, al menos, contra el Rey, porque a ésas Marlaska e Iglesias no les ponen peros», ha añadido en un mensaje publicado en su perfil de Twitter en alusión a las caceroladas organizadas por Podemos contra el Rey Felipe VI o las protestas vecinales en el barrio de Salamanca de Madrid contra el Ejecutivo de Sánchez por su nefasta gestión de la crisis del coronavirus.

Este comentario del dirigente de Ciudadanos ha provocado el enfado de varios dirigentes socialistas como Óscar Puente, alcalde de Valladolid y miembro de la Ejecutiva del PSOE. Puente es el mismo que afirmó en febrero que «la psicosis» del coronavirus le tenía «perplejo» porque «no es más que una gripe».

https://avhrutava.files.wordpress.com/2020/05/8a84c-transicion00.gif

https://statics.memondo.com/p/s1/crs/2015/05/CR_958829_9fa71532f41847c8b03800866ca3c0c5_democracia_thumb_fb.jpg?cb=417924

La caja de la rabia

La caja de la rabia como herramienta

La caja de la rabia

La caja de la rabia es una técnica de relajación para ayudar a los niños a entender sus emociones a través del dibujo. También el impacto que causan en él y en su familia.

Tantos garabatos como quiera

Después de leerle el cuento de Roberto, se le entrega al niño un papel y varios colores.  Sobre la hoja puede dibujar garabatos o hacer rayas desordenadas, según sus impulsos; lo hará tanto como quiera, hasta relajarse.

Posteriormente, y para imprimirle diversión a la estrategia, se le pide al niño que le ponga ojos, brazos y piernas. De esta forma, el monstruo tendrá identidad y el niño podrá reconocer la emoción.

Al terminar, hay que arrugar el dibujo y meterlo en una caja; si está bien cerrada, el monstruo no podrá salir.

El triunfo, la derrota del monstruo

La caja de la rabia le permite al niño enfrentarse a esa sensación incontrolable y dañina que se apodera de él; cuanto más dibuja más efecto tiene en el monstruo, que finalmente termina derrotado. Será un triunfo para el niño, porque habrá logrado controlar su enfado y derrotar al monstruo, al que encerró en una caja.

Cada vez que sienta molestia o rabia puede dibujar y encerrar al monstruo en la caja. Poco a poco recuperará el control y convertirá una emoción negativa en algo positivo. 

En cada dibujo el monstruo toma colores y formas distintas. Los padres pueden revisar los distintos garabatos con él y analizar lo que sintió en cada caso.

La caja de la rabia es una herramienta útil para controlar las rabietas; no busca cambiar comportamientos, sino resolver situaciones desagradables y calmar al niño.